easy website creator

VUESTROS HIJOS NO SON ESPECIALES


Crecemos con la convicción de que llegaremos a donde nos proponemos. Desde la infancia escuchamos a nuestros padres animando y alzando nuestros más leves movimientos, asombrándose incluso de que hablemos o caminemos. La realidad es que un porcentaje muy bajo de la gente consigue alcanzar el éxito a un nivel global, el resto somos solo uno más entre la masa. Seres anónimos y mediocres. 
Las máscaras borran su identidad, los tatuajes y lunares eliminados digitalmente los hacen iguales. Despojados de ropa que le confieran algún estilo, que les identifiquen con tribus urbanas o clase social. No, vuestros hijos no son especiales. Nosotros no somos especiales. Somos una persona más con la que nos cruzamos a diario y que no reconocemos su rostro. 


Mi nacimiento no aportó el menor provecho al Universo.

Mi muerte no disminuirá ni su inmensidad ni su esplendor. [...]

[...]El vasto mundo: un grano de polvo en el espacio.

Toda la ciencia de los hombres: palabras.

                                               

Viejo Mundo, Omar Khayyam